Saturday, September 23, 2017

9-19: Mexicanos Al Grito De Guerra

Estaba dando clases de Ciencias Naturales a mis alumnos de 3ro de primaria. El reloj marcaba la 1:14 p.m., cuando de repente se escuchó la alarma sísmica y pensé de inmediato. ¿Por qué nuevamente simulacro, si no tiene más dos horas que evacuamos el edificio? 5 segundos después sentí un fuerte jalón y el piso de inmediato comenzó a sacudirse. Mis alumnos, de entre 8 y 9 años de edad, inmediatamente se replegaron a la pared y comenzaron a murmurar con cierta incredulidad de lo que estaba sucediendo. Unos cuantos de mis niños comenzaron a llorar y el pánico amanezaba por apoderarse del salón de clases. El profesor de español y yo tratamos de calmar y  dar serenidad a los infantes. Tomé de la mano a dos niños que estaban llorando con desesperación ante el sismo de 7.1 que se apoderaba de la Cd de México.

Sismo de 7.1 en la escala de Richter
La angustia continuó por más de 30 segundos, alumnos y profesores replegados en los salones de clases y por fin dejó de simbrarse el edificio y todos apresurados, con mucha seriedad, comenzamos la evacuación con más de 100 alumnos del segundo piso en menos de un minuto a la cancha de fútbol. Ya abajo en un lugar seguro designado para emergencias, nos quedamos esperando indicaciones de las autoridades del colegio. Toda la comunidad escolar, principalmente los alumnos de primaria, estaban muy consternados por el temblor y murmuraban el querer conocer más sobre el esta catástrofe natural. Todos estábamos pensando en nuestros seres queridos y deseábamos saber si ellos estaban bien, pero las redes de telefonía comenzaban a atrofiarse. Toda la comunidad escolar se quedó por más de una hora en la zona de seguridad y posteriormente los autobuses escolares comenzaron eventualmente a tomar sus rutas para llevar a los estudiantes a casa. Cabe mencionar que los niños ya no regresaron por sus mochilas a los salones de clases por cuestiones de seguridad y protocolo de protección civil. 
Solidaridad total en el pueblo de México
Es una coincidencia que dos de los sismos más devastadores en la historia moderna de la Ciudad de México hayan ocurrido el mismo día, con 32 años de diferencia. Lo que no es coincidencia fue el horario. Me tomó más de 5 horas para llegar a casa esta noche. A lo largo del camino observé varias calles cerradas, edificios colapsados, vidrios rotos, anuncios destruidos y paredes desplomadas. 

Fábrica Textil colapsada en la Col. Obrera.

Sin embargo dentro de esta desolación por el sismo,  también pude contemplar la solidaridad de cientos de jóvenes, paramédicos, protección civil, policías, marina, gente mayor buscando la manera de ayudar por lo menos con el tráfico de las colonias afectadas. Otras personas llevaban en sus manos palas, picos, barretas, cascos y guantes quiénes se dirigían a los edificios derrumbados para comenzar de inmediato la búsqueda de personas atoradas entre los escombros. Mujeres y jóvenes llevaban agua, cafe, atole, tamales, tortas y sándwiches a los miles de voluntarios removiendo escombros de los edificios tirados. Fue una larga noche para todos los chilangos que buscábamos la manera de ayudar. Tenía muchos años que no veía en los mexicanos una forme solidaridad de ayudar a otro hermano sin titubear un solo instante. 

Trabajo incansable las 24 hrs.
Desafortunadamente hubo también escuelas que se derrumbaron. El caso más sonado fue el del Colegio Rubén Rebsamen donde fallecieron 19 alumnos y 6 trabajadores. De verdad, el gobierno menciona más de 300 muertos en los estados de Puebla, Morelos, Estado de México, Guerrero y la Ciudad de México por este desastre natural, pero las redes sociales y el voluntariado maneja otras cifras. Ya han pasados tres días de la tragedia nacional y se siguen encontrando a personas con vida entre los escombros, por tal motivo, la fuerza de voluntad de miles de voluntarios no cesa, por medio de redes sociales se siguen esparciendo la información de dónde se requieren víveres y manos para continuar con los trabajos de limpieza y restauración. 

Entre las buenas noticias encontramos que Google y Facebook activaron sus sistemas de emergencias para permitir poner en contacto a personas desaparecidas y personas que buscan a desaparecidos. Google ha activado el Alerta SOS y el Localizador de Personas además de donar $1,000,000 USD. Por su parte, Facebook ha activado la Comprobación de estado de seguridad, para verificar que los amigos se encuentren en buenas condiciones. También su fundador Mark Zuckerberg generosamente a través de la Cruz Roja Internacional designó $1,000,000 USD. Apple no quiso quedar atrás, al igual que muchos otros artistas como Salma Hayeck, Diego Luna, Gael García Bernal, entre otros. Todo el pueblo de México estará eternamente agradecido con el gesto humanitario de muchos países y empresas internacionales. Gracias de corazón. 



Es momento de reflexionar y buscar canales adecuados para reconstruir a nuestro país. Es momento de exigirle a nuestro gobierno que ya no más corrupción, no más transas, no más impunidad para el país. Creo que el espíritu patriota y la solidaridad se despertarón abruptamente. Dentro de este trago amargo del país, yo ví puños en lo alto de Mexicanos Al Grito De Guerra, dando lo mejor de cada uno para la reconstrucción nacional. Hay que seguir con esta flama encendida para salir adelante dejando la indiferencia y la apatía para darle un país que le pertenece a todos los mexicanos, principalmente a nuestros niños. Hay que hablar con ellos de esta experiencia y enseñarles con el ejemplo sobre la generosidad y la solidaridad con el prójimo. Cuidemos a niños y niñas, por eso solicito a todos los padres de familia a platicar con sus hijos sobre este sismo que nos dejará sin duda, huella en la historia del país. 

No comments:

Post a Comment